Contar con la persona adecuada en esta función puede significar la diferencia entre un proceso de planificación y programación que suma en la cadena de valor de la organización y uno que resta, al desperdiciar los recursos asignados a la gestión de mantenimiento, que día a día son más escasos.

Es muy constante recomendar a nuestros clientes; que esta posición es una de las más estratégicas cuando se embarcan en iniciativas de mejora continua para pertenecer al exclusivo club de la manufactura de clase mundial. Sin embargo, en el momento de salir a buscar en el mercado el talento requerido, es común que no se valore su importancia y se caiga nuevamente en el gran error de contratar una persona con perfil simplemente administrativo, débil en liderazgo y de muy bajo potencial para sumar en la cadena de valor.

En nuestra perspectiva un buen planificador, como mínimo; debe poseer consistentemente las siguientes habilidades y competencias:

Demostrar pensamiento lógico: En el proceso de entrevista y selección es recomendable utilizar rompecabezas lógicos para determinar si el candidato piensa en una progresión lógica, esto revelará su facilidad de organizar acciones, ideas o pensamiento por pasos. Incluso proponer una prueba sencilla como construir un plan de trabajo que regularmente se ejecuta en la planta, puede revelar su afinidad con esta habilidad.

Demostrar capacidad de organizacion: Es nuestras inmersiones en la realidad de nuestros clientes es común ver los escritorios de los planificadores, como un gran tributo al caos y al desorden. En escenarios como estos, muchas cosas pueden ignorarse o desperdiciar tiempo valioso en medio del desorden. El resultado se percibe claramente de manera desastrosa durante la ejecución de los trabajos.  ¿Es frecuente decir que se puede saber mucho de una persona mirando su escritorio o espacio de trabajo, podemos imaginarnos como estará su cabeza?

Capacidad para balancear el nivel de detalle: Existe un refrán muy común que dice que el diablo está en el detalle. Para nosotros la capacidad de entender y relacionar los detalles tiene una influencia directa con la calidad, eficiencia y efectividad en el momento de ejecutar y terminar un trabajo. En la planificación, balancear el nivel de detalle puede ser algo complicado. Demasiado detalle puede herir susceptibilidad del técnico que ejecuta. Por el contrario, escaso detalle puede provocar retraso en el trabajo, no cumplir con todo lo requerido o incluso lesiones al omitirse, por ejemplo, una nota de seguridad importante. Consideramos que el detalle en la planificación debe considerarse no como una forma de hacer las cosas, sino una lista de control para garantizar que se cumplen los objetivos del trabajo. Consideramos que el técnico experimentado tiene claridad de propósito de lo que hace y sabe utilizar sus herramientas eficientemente.

Excelente comunicador: La función de planificación y programacion afecta a muchos flujos de trabajo vertical y transversalmente. El futuro planificador debe estar en capacidad de expresarse verbalmente y por escrito para ser eficaz con todos sus colegas dentro y fuera de su área natural. Debe ser capaz de convertir un objetivo en un plan de trabajo materializado en la orden de trabajo para comunicar lo que se persigue al final del trabajo. Si no lo hace, provocará retrasos e incluso podría hacer que el técnico omitiera información vital para la seguridad y se lesionara. El candidato sin duda alguna, debe ser un excelente comunicador.

Capacidad de visualización: Esta es una competencia que puede no ser natural. Sin embargo, se requiere demostrar capacidad de visualización, de imaginar escenarios, situaciones para desarrollar de mejor manera las tareas de mantenimiento requeridas. La experiencia adquirida a través de la repetición y el aprovechamiento de los conocimientos de los técnicos de mayor experiencia  son las únicas formas para desarrollar esta competencia.

Dominio de su CMMS: El CMMS es la herramienta fundamental en el éxito de la función del planificador, por tal razón debe demostrar en corto tiempo su capacidad para interactuar con la herramienta y sacar el máximo provecho de todas las ventajas del sistema. La utilización disciplinada del CMMS, el control de calidad de la información y un manejo sobresaliente de los diferentes reportes disponibles ayudarán al planificador a preparar informes detallados que, sin duda, guiaran a sus superiores a tomar decisiones correctas muy bien documentadas.

Aunque las características anteriores no son los únicos aspectos a tener en cuenta a la hora de entrevistar y seleccionar un candidato, consideramos que son muy importantes, y permitirán facilitar la búsqueda del mejor candidato.